lunes, 11 de diciembre de 2017
Democratización y legitimación del Poder Judicial: imprescindible, oportuna, inevitable REFORMA JUDICIAL: APOYAMOS LA PROPUESTA DE CRISTINA 04/03/2013
1248 lectura(s)
Documento del Frente Grande chaqueño
Las reformas propuestas por la presidenta Cristina Fernández de Kirchner para impulsar la democratización del Poder Judicial expresan una necesidad popular: una justicia que sea útil al pueblo.

El impulso dado por Cristina Fernández al debate social sobre la situación del poder más oscuro del Estado rompe con una lógica histórica que han cruzado a gobiernos nacionales y provinciales. Esa lógica demanda una transa permanente con la corporación judicial que mantiene al poder político de  rehén y lo asocia en sus peores negociados siendo sus instrumentos lo peor de la dirigencia política. La presidenta en su discurso del 01/03 desnuda ese funcionamiento corporativo y desata un nudo de la democracia, poniendo sobre la mesa su poder político.
La reforma es impulsada también por buena parte del  Poder Judicial que advierte que las corporaciones usan y abusan de asociarse con la corporación judicial. Es inédita la convocatoria de centenares de funcionarios judiciales hacia una “Justicia Legítima” y la generación de un debate desde adentro hacia afuera denunciando y demandando reformas de transparencia, igualdad y democratización.
Sin lugar a dudas el Poder Judicial de nuestro país tiene presencia física e ideológica de la dictadura cívico-militar 1976/1983, pero asimismo también tiene presencia física e ideológica de los convalidadores del modelo de saqueo y corrupción de los `90 donde, salvo honrosas excepciones, no se investigó el apoderamiento del patrimonio público por el poder económico con complicidad del poder político.
Democratizar  es imprescindible para garantizar la plena vigencia de la república,  los derechos sociales y constitucionales y transformar el país en pos de los sectores populares.
Impulsar la reforma de fondo en éste momento de mayor involucramiento popular en la política determina  que es temporalmente oportuna.
Pero asimismo, es inevitable reformar si queremos que nuestro país deje de ser rehén de un sistema corrupto y autoritario que obstaculiza la igualdad ante la Ley y limita el ejercicio de poder democrático.
Y por casa, ¿cómo andamos?No sorprenden las defensas corporativas que se esbozaron en nuestra Provincia como correlato a los anuncios presidenciales. Es de resaltar las declaraciones de una jueza del Superior Tribunal de Justicia (STJ), timonel del funcionamiento corporativo y antidemocrático de la justicia chaqueña: “Creo que la Justicia no necesita ser democratizada ni legitimada”.
A pesar de algunos avances legislativos en la materia, lo cierto es que la justicia chaqueña tiene, por lo menos, los mismos vicios corporativos que la justicia nacional. Un STJ de amigos y amigas, con presencia de magistrados vinculados a la dictadura y funcionales al modelo económico-social de los ’90 y su corrupción, la designación de jueces por tibios concursos, el funcionamiento gris del Consejo de la Magistratura, la falta de voluntad y oscuridad de los trámites de enjuiciamiento a jueces, la falta de difusión de información básica sobre el sistema judicial, son algunos de los elementos que no debemos olvidar.
También en nuestra Provincia tiene vigencia la lógica de un poder político rehén-socio del sistema judicial que no hemos podido transformar por falta de una decisión política con similar fuerza a la impulsada por la presidenta Cristina Fernández.
Debatir, avanzarEl impulso dado por Cristina Fernández, poniendo en el debate su propio capital político, debe ser aprovechado por los sectores democráticos de la sociedad. La Presidenta puede, además, exhibir su compromiso con la reforma judicial con un sinnúmero de medidas: desde el impulso a una nueva Corte –incluido su transparencia en la designación- por parte de Néstor Kirchner, pasando por la derogación de leyes de impunidad para juzgar a los responsables de la dictadura y el apoyo a las investigaciones por la voladura a la AMIA.
La reforma excede a un gobierno y su instrumentación y ejecución llevara años o décadas, y la resistencia será muy grande, es por ello que el reciente impulso debe ser tomado como punto de partida y las iniciativas debatidas con la mayor amplitud posible.
No debemos aceptar absurdas negaciones sobre el funcionamiento del Poder Judicial que todas y todos sabemos que funciona a espaldas del pueblo y con una lógica autoritaria, ni detenernos en especulaciones puramente partidarias. Avanzar en el debate, avanzar en las reformas.


Frente Grande, distrito Chaco: Daniel Trabalon, Presidente; Horacio Losas, Secretario; Fabricio Bolatti, Diputado Provincial; Daniel San Cristobal, Secretario General en el Orden Nacional
--
Publicado por Partido Frente Grande Chaco para Otro Chaco Es Posible el 3/04/2013 09:36:00 a.m.

Artículos recientes:

Artículos más leídos: